Pieles Latigazos

Pieles latigazos



Artista: Eppurse Muove
Álbum: Pieles latigazos

Año: 1996

Nacionalidad: Argentina

Duración: 40 Minutos

Lista de Temas:


01. Rodar

02. Sueños afiebrados

03. Anzuelo
04. Maquinaria
05. Plegaria
06. Crónica
07. Amigo Magistral
08. El paseo de los duendes
09. La costumbre del juez
10. Targo
11. Paisaje final


Alineación:
Cristian Antonelli (voz)
Raúl Díaz (guitarra)
Andrés Camperi (bajo)
Diego Hobert (guitarra)
Andrés Albarenga (batería)

Invitados:
Romina Storchi (saxo)
María Inés Alonso (violín)
Florencia Ravera (cello)

Todos los temas compuestos por eppurse muove excepto: 
PAISAJE FINAL (Joaquín Giannuzzi)

grabado y mezclado en el estudio “el comedor de los bucaneros”

 en marzo y abril de 1996 y marzo de 1997
Ingeniero de sonido: Daniel Albano
Ingeniero de masterizacion: Daniel Martin
Dibujo de tapa: Carlos Giorgis


Rodar

Vas a bailar
Con el tinto rey
A la sombra
de sus sombras
toda esa carne muerta
nos sometía
y hoy nos dan sombra
que lindos ahí colgados
todos mojados
son carnada de tiburón
fiesta al sol del mediodía
a la sombra
de sus cuerpos colgando
y rodar hasta poderte alcanzar
mientras hoy mi voz
está esperando más
de tu voz
vas a bailar con el tinto rey
a la sombra
de sus sombras
fiesta al sol del mediodía
a la sombra
de sus cuerpos colgando
que lindos ahí colgados
todos mojados
son carnada de tiburón
fiesta al sol del mediodía
a la sombra
de sus cuerpos colgando.



Sueños afiebrados

Suenan afiebrados éxitos
con labios a pedir de boca
forrados en su dorado papel
su culo es lo único que importa
gastando todo por comprar
toda esa mediocridad
ecos de la velocidad

chupando realidad virtual
y el cielo de un tecno pop
la nave esta por estallar
caudillos con cirrosis dan
las cartas que marcaron ya
reyes del chamuyo medieval
estas en lo más alto estas
con la pelota atada al pie
ahogando la verdad
al amanecer
espero que ya estés mejor
dejando a esa nena así
aullando en los caminos de placer


Anzuelo

Por doquier la desdicha aquí
creo escuchar los vidrios
del roto vendaval
mírame juntando
las flores del mal
las luces de neón
engañan a los gallos así

elegir es cuestión de humanos
y para perseguir y construir
con mis manos
estaré por aquí un buen rato
buscándote a ti
con esta suerte de canto

tu dolor sabes bien donde esta
como me sometes a la voz
de la soberbia
andaré como quijote acá
y el amor me sorprenderá


Plegaria

Clava tus uñas
en los ojos de la derrota
besa con labios de muerte
a tus hijos
dejando hilos de baba
de un sueño eléctrico

abrázame fuerte
con los brazos
fortalecidos
con la sangre suicida

necesito conexión directa
con tu nervio de vida
conocer la verdad
de tus ojos tras el mito

soy el ojo
cansado del mundo
el diente podrido
en la boca de dios
y ninguna plegaria
hará que el cielo
deje de vomitar


Crónica

Retazos, horros, pieles, latigazos
fiebre caracol en los peldaños
bajando hasta la crueldad del lugar
brazos encargados de los martillazos
el aroma el quiebre de este mundo extraño
abrazando aquello de amar, de amar

este cielo tan vacio
las estrellas donde están
navegantes de los mares
en tragedias de ciudad

esta es una crónica
de polvorientas alas
cruzando el chorreado gris
de los edificios
y puedo ver…
los cuerpos amontonados
aquí abajo en los subterráneos
caras de que le han robado algo
y oír el fluir de las maldiciones,
el cantar de los soñadores
trepando a ciegas al árbol
una mirada al rio la sangre acecha
y es un negro tan oscuro
y puedo ver
la maldición de nuestro dinero
el rifar de este mundo austero
los sagrados colores
y oír el fluir de las maldiciones,
el cantar de los soñadores navegantes

lo único libre las banderitas de los taxis
arrastrando a la gente del lugar
arreglando el mundo en aquel taxi
es tan fácil hablar de lo social
retomo vuelo los suspiros estarán
los gorriones, los suspiros
criminal.


Amigo marginal

Un pequeño amigo marginal
cree escuchar haz lo correcto
crímenes y pecados en su azar
hasta el final, pagar el precio
va buscando en la ciudad
como escapar del dueño

si lo ves no hay después
va viviendo el momento

plaza once lo tendrá
entre robar o en algún puesto
escapando a la moral
de los que están pidiendo un diezmo
va buscando en la ciudad
como escapar del dueño

si lo ves no hay después
va viviendo el momento

quien va a querer
su amistad encontrar
en este paraje antisocial
vengo a buscar nuestra ofrenda mortal
los pasajeros Queremos amar.


La costumbre del juez

Llorar frente al espejo y despertar
cuantas veces vi la misma escena
descubrir cuerpos mojados
llagas en la piel quemada
tu cuerpo necesita pesadillas
y mis palabras te daré
déjame inventarte solo
que a veces puedo más sin ti

fluye como el viento del mar
fluye como la sangre de tu herida
fluye como lagrimas en los ojos
fluye como fluye el dolor
y encima tú puedes perdonar

después de la oscuridad
el trueno, sentimientos de nacer
tu juego de mandar asusta
escapar de ti
ni siquiera la ley divina
puede anticipar el fin
hasta la eternidad termina
recuerda el temor…


Targo

Tu fuego en mis pupilas
el mejor gesto de un pájaro
haciéndose agua en la boca
bajando hasta envolverme el pecho

esto es carne limpia
volviéndose frágil
un licor de tres violines
para apagar la noche en furia

y un aroma que recuerda
el lugar donde van las piedras
a secarse al sol

el ritmo de la sangre
entre estos dedos de plumas
ofreciéndote las llaves
de mi piel, de mi piel

y un aroma que recuerda
el lugar donde van las piedras
a secarse al sol
a secarse al sol.


Paisaje final

El año gira sobre un eje brumoso
partido, el horizonte humea
arden los desperdicios de una época abyecta
a la que nadie pudo negar su bocanada de sangre
miembro de la ciudad con ojos enturbiados
veo caer el friso demencial del accidente humano
sobre una pradera de flautas extinguidas
en el polvo del vidrio agrietado
la ultima mosca nupcial de frías alas moteadas
tiesa en su dominio inmutable
palpa una destrucción entorno
esperando heredar la tierra.